Paisaje de un eros arrasado, live arts
2015—02







Paisaje de un eros arrasado explora los estados de agotamiento y los desórdenes del gesto asociados al advenimiento de la condición neliberal y sus impertativos de rendimiento y productividad. 

La propuesta funciona como un cuadro nosográfico que alude a las patologias y [des]órdenes de psicomotrices propios del neoliberalismo, cristalizando en una coregrafía del colapso, la desorientación y la crisis de sentido.

A través de la metáfora del motor perpetuo el cuerpo del intérprete funciona como una corporeización del mandato neoliberal, y alcanza un estado de paroxismo y pérdida de control que lo despoja de gobierno de si.

[videos]  [investigación]



Ficha artística:
Concepto y creación: David Pérez.
Interpretación: Andreu Sants.
Institut del Teatre, Barcelona, 2015.

«Bajo las muecas hipnóticas de la pacificación oficial se libra una guerra. Una guerra de la que, a fuerza de ser total, ya no puede decirse que sea simplemente de orden económico, ni siquiera social o humanitaria. Mientras que todos y cada uno presienten que sus existencias tienden a devenir el campo de una batalla en el que neurosis, fobias, somatizaciones, depresiones y angustias son otros tantos toques de retirada, no hay nadie que logre captar ni su curso ni lo que está en juego. Paradójicamente, es el carácter total de esta guerra —total en sus medios no menos que en sus fines— el que le habría permitido en primer lugar cubrirse con una invisibilidad así.»
Tiqqun




David Pérez, 2018.